El logo puede ser tan poderoso que baste verlo para que millones de dólares, miles de trabajadores, planas gerenciales, tiendas, fábricas, y miles de elementos más queden resumidos en un solo dibujo. Eso pasa por cualquier cabeza que por ejemplo, ve el diamante de Renault o la estrella de tres puntas de Mercedes Benz y de inmediato se transporta a una irresistible sensación de elegancia vehicular. Con Adidas y sus tres barras estilizadas con la resistencia y calidad en el vestir. Con Channel, Givenchy o Boss y la seducción y el refinamiento. Con Starbucks y la cálida y olorosa comodidad de una cafetería inigualable. Con Youtube, Twitter, Facebook o Google, y el sentimiento de alcance del mundo con las manos.

Sin embargo, la construcción de una identidad no es sencilla. Hay logos y LOGOS. Los primeros abundan, sin mayores pretensiones, satisfechos con ser la imagen de una empresa, pero no la empresa en una imagen. Los segundos, brillantes y lúcidos, son el resultado de un proceso y análisis detallado y profesional. Ambos saturan el mundo, coexistiendo, juntándose aunque jamás mezclándose. Están por todas partes. ¿Sabía usted que se estima que cada persona recibe alrededor de 3 mil impactos publicitarios por día? Camine por cualquier calle céntrica y verá que en las vidrieras, en las fachadas de las tiendas y centros comerciales, en los autos que se desplazan, en la comida que se expende, en los anuncios de los altos edificios, en la ropa que lleva, en las cosas que lleva en la maleta o en la cartera, y en mil espacios más, hay siempre un mensaje teledirigido derivado de la publicidad, un logo que busca convencerlo de conseguir un lugar entre sus preferencias, y que pide que lo elija entre el sinfín de productos y servicios disponibles en el mercado. ¿Pero pueden todos conseguirlo?

No dejes la imagen de tu empresa en manos de cualquiera. El logotipo representa la imagen y los valores de tu empresa, la imagen gráfica hacia el cliente. Tu logotipo debe convencer, atraer y generar confianza, y eso, sólo puede dártelo si es diseñado de manera profesional.